5 nov. 2009

Pablo Rojas Bahamonde


Mallarmé o El niño que escribía sentado en el reverso del cielo estrellado


“Considerando los últimos censos, se puede constatar que entre 1992 y 2002 la población de Chile creció a una tasa promedio anual de 1,2 personas por cada cien habitantes”

Instituto Nacional de Estadística




¿Sientes a mi amigo Sergio escribiendo?


Ahora
Escribiendo mientras
Ay 15.116.435 personas en la copia feliz del edén

Escribiendo mientras
Ay 15.116.435 personas en la copia feliz del edén
y en las mañanas no tiene a quien contarle que se siente solo

Escribiendo mientras
Ay 15.116.435 personas en la copia feliz del edén
y al medio día no tiene a quien contarle que se siente solo
que tiene pena

Escribiendo mientras
Ay 15.116.435 personas en la copia feliz del edén
y en las tardes no tiene a quien contarle que se siente solo
que tiene pena
y que algunos días le da por tomarse el frasco de diazepan

Escribiendo mientras
Ay 15.116.435 personas en la copia feliz del edén
y en las noches no tiene a quien contarle que se siente solo
que tiene pena
y que algunos días le da por tomarse el frasco de diazepan
con un pisco de 30°


¿Sientes a mi amigo Sergio escribiendo ahora?
---------
Fragmento del diálogo del informante de iniciales B. C. N. con __________
o Esbozos para una estética del embarazo adolescente


Arrójame tu soga umbilical
para que pueda volver a ascender
Kurt Cobain


¿Por qué tienes que estar allí?
¡Pendejo, por qué tienes que inflarle la guata cada día!
Nadie te quiere y vienes a jodernos la parranda.
Hijo de la gran puta,
puta puta literalmente puta.
Apenas estuve dos meses con la que será tu madre
(con suerte me aprendí su nombre).
Me quise morir cuando lo supe;
me lo contó por msn al mes después de separarnos.
Primero acordamos abortarte,
pero no tuvimos las agallas.
Planeamos todo:
nos bajamos dos botellas de ron, fuimos a bailar
y a último momento,
cuando la puta de tu madre sólo tenía que tomarse las pastillas,
me contó que ya había abortado y que no quería hacerlo de nuevo.
También me contó que ya tenía una hija de la cual sus padres se hacían cargo.

Nos hubieras visto en el baño de esa disco,
borrachos, llorando nuestra vida de mierda.
Allí mismo decidimos darte en adopción apenas nazcas.
--------
Rimbaud

¡Serpientes, raza de víboras!
¿Cómo podrán escapar a la condenación de la Gehena?
Mt. 23.33

Un puntapié nos diera en el hocico.
Gonzalo Rojas


Los he observado atentamente
llaman amor a follar cansinamente cada día después del trabajo
mientras sus hijos o sus hijas están durmiendo
llaman amor al cigarro que se fuman luego de follar
mirando un programa asqueroso en televisión
llaman amor al “sí” que dos espantapájaros repiten
en una cueva para resguardarse de la belleza de la intemperie
llaman amor a su aburrimiento a su decencia a su tibieza
a su infelicidad que se apuran a celebrar cada fin de semana
llaman amor a la esclavización y a la prostitución
practicada en sus casas y las de sus parientes
llaman amor al entrenamiento militar que dan
a sus bebés para que sean igual de mediocres y lamebolas que ustedes
llaman a amor a sus modales a su hipocresía
a sus buenas maneras a su miedo al ridículo
llaman amor a los discursos llenos de aburrimiento y veneno
que se saben de memoria gracias a los M.C.M.
llaman amor a todos los juguetes que les muestran para que se masturben
y que están detrás de las vitrinas llenas de baba en las que han convertido sus ciudades
llaman amor a los actos de los Mesías del s.XX
que han transformado las fronteras en prostíbulos y las aduanas en zoológicos
llaman amor a su rutina a su pudor a su falta de pasión a su “más o menos”
llaman amor a su entregar que jamás pero jamás es entregar
y es más bien un cálculo sobre otro cálculo

llaman amor a cualquier cosa que apunta el dedo de turno
como si el sol y la luna y las estrellas siguieran en el cielo
y la tierra todavía estuviera debajo de sus pies
y la sangre les siguiera chorreando desde el corazón

y van por las casas, los bares y las calles
hablando del amor
como quién cree que maquillando al muerto
renacerá al tercer día.
--------
Valdivia
A María Amalia Mellado

Esta ciudad es linda, sí, es muy linda
-tal vez una de las más bellas de Chile-,
con su río en medio y sus estudiantes parranderos
y su cerveza sabrosa y su playa cerca
y su costanera y su selva de la puta madre,

pero me daría absolutamente lo mismo
estar en esta ciudad o en Osorno o en Santiago
o en alguna perdida ciudad de Europa o China.

Mi ciudad perfecta existe allí
donde puedo escuchar tu voz
al comenzar el día.


Valdivia, noviembre 2008
---------
Viernes 15 de Mayo

Te amo y te odio
Cátulo
Afuera se raja lloviendo/
Estoy acostado con ropa/
La casa está más helada que de costumbre/
No quiero llamarte/
Te extraño más que la mierda/
Pasan y pasan autos y buses por la carretera/
Cuando escucho detenerse alguno creo que vienes tú/
Ya me he levantado de la cama tres veces a mirar por la ventana/
No apareciste/ ni vas a aparecer/ lo tengo claro/
Hoy te maldigo y maldigo este pueblo culeado/ y a todo Chile/

Voy a seguir acostado/ escuchando la lluvia y la carretera//

11 oct. 2009

Del papel a la web

La trinchera


Leer / Descargar


La fosa (quinta edición)



Cinosargo (Año II, Nro. XIV / julio de 2009)





Araucaria de Chile (Nro. 8)



otros números:

25 sept. 2009

IVONNE COÑUECAR

[esos ejercicios]

el caos polvoriento se instala en mi hocico rabioso / se me arrancan del
closet las palabras / se me arranca la piel cuando digo que no sirvo para
esos ejercicios. qué común el sexo agónico de las ciudades. qué común
amarse formato siglo veinte de argollas e hijos. yo me rozo con palabras
/ acabo sudada en mi cama repitiéndome palabritas / hago un muro
collage adiabático de palabras. yo no quiero que alguien me toque. echo
a correr una lagrimita cuando ella me devora con sus rarezas. se abren
las puertas / aparecen los padres que no tengo. ella me besa con el dolor
de mis carencias / a mí se me ocurre preguntarle si leyó A Puerta Cerrada
/ como si no bastara esta eternidad atorada de palabras. no mira cuando
alzo mi bandera celibato / me quita la ropa / me entrego / pronto se
me nota mi madre / se me nota mi padre. en este mi abandono viven
fantasmas que me paralizan. llámame cobarde ahora que te digo que las
palabras / debieras / esta es mi vida. y me lanzas libros como si mintiera
/ cruzo Patagonia / mis dedos se congelan y caen / como lepra el frío me
quita los dedos / las palabras siguen y laten. te digo célibe / impotente
/ nunca me gustaron esos ejercicios tan comunes / siempre me costó
que me tocaran / se quedaron unas manos marcadas desde pequeña

10 sept. 2009

DANIELA MATAMALA

Al silencio


nació con el mar
ola tras ola

fueron ahogándose
palabra tras palabra
los versos
las historias
los lugares comunes

la certidumbre
el desasosiego
el dolor
ola tras ola
fue cubriéndolo todo

(muerta la palabra)
nos perdimos
naufragamos
sucumbimos
aprendimos/ bajo la sal del silencio

***

arúspice


todas las palabras
son mentira
todos los silencios
son mortales

la única verdad
es la que mana de la sangre

****

hoy escribí

"al sol le duelen
los ojos de sal"
para inventarme una mentira
y no decir
que míos son los ojos
doloridos de sal

como una ausencia profunda
en el vientre
como este útero yermo y silencioso
que me esculpió el pasado
aquí, en el centro de los vientos

***

se volvió costumbre
la lágrima colgando en el paladar
el nudo adosado a las pestañas
el jardín vacío
la náusea a contrapelo

se volvió costumbre

inevitable forma de morir
abrir los ojos
mínimo, una vez al día

***

4 sept. 2009

Daniela Senn






















Allanamiento

La piel transparente no aprendió a proteger
dejando al descubierto maldiciones
combustiones internas desforestando cada suspiro.

En medio de mi mano crece un ojo
acusado de espía.

Los momentos pasan por sí solos
echándome a un lado, exiliada
trepo el pedestal donde dejé mis alas.

La memoria no sabe de amnesia.

Desde arriba, seres imaginarios me dan la bienvenida.

Y la piltrafa terrestre
Hijos de la bestia cristiana
no robarás, no matarás.
El continuo saqueo de entrañas
invasiones infructuosas llamadas a corroer
la corona abandonada del espíritu

Exijo que olviden para siempre su lenguaje.


Andamio

Aunque yo, envuelta en la claridad que no es pureza,

no pueda creer y escribir a la vez,

sostuve seres humanos en medio de la cosificadora catalepsia

en el ciclo aborigen del espermio virgen.

El mundo acaba si lo dejas caer.

Voy a tomar el humo con mi mano,

las cenizas con mi lengua tenaza.

Calcinada.

Irás en horizontal compuesto de brazos

Múltiples cauces sin señales

No sabrás de melodías automáticas.

Nada tiene raíz

ni ha sido escrito sobre piedras.

Una colmena clama silencio por su reina.

El cuerpo amonestado de humores.

Salientes.

Y por los dedos cortezas.

Yo tuve en mi mano diez balas negras.


SOS

Las letras son las sombras de la marea

subyugadas a quienes desean verse

emergen del fondo por entre los espacios oxigenados

Y si no hubiésemos llenado la ciudad

de edificios y casinos

escucharíamos de una isla a otra

el eco del alarido acuático

reclamando clamando

repitiéndose repitiéndose

yéndose.

30 ago. 2009

Sixto Villegas























"Como culebras sobre la ardiente arena de tu vientre”.



Cuando la luna por la noche sale a rodar
la lluvia mojada sobre el río húmedo
se recuesta gris sobre mi mirada,
arrellanada en un borde helado del invierno.

Mis dedos polutos entonces se animan
a coger tu recuerdo,
como a un crucifijo
paso previo de arrodillarnos a orar.

Ninguna lágrima entonces
evita que mi aliento como un caracol
se enrosque dentro de mi cráneo vacío,
asustado por la realidad con forma de martillo.

Me embriago entonces
y me vuelco nuevamente sobre ese cuadro:

"jirones de carne erectos sisean
como culebras sobre la ardiente arena de tu vientre".



616


Últimamente

Todo se ha vuelto
Tan
Tenebrosamente tranquilo
Que a veces creo,
He dejado de estar vivo…
La vida se ha quedado,
En ese pasado añejo
Abrazada al tiempo desperdiciado…
El presente,
Es el hoy
Como una andanza por el purgatorio
En el cual intento descifrar,
El secreto de mi propia muerte…
El futuro,
Es mañana
Y describe en su letanía última;

Mi paso a los infiernos.

29 ago. 2009

RESEÑAS



28 ago. 2009

CONCURSO U. de VALPARAíSO

Concurso de poesía y cuento para jóvenes entre 15 y 29 años.
Información y bases acá.

VOX

ANA ROSA BUSTAMANTE
en la segunda sesión del ciclo de lecturas Poesía Dispersa. (12 de junio de 2009)